Madeleine

De esos momentos que escribo algo, en este caso un poema, y no esperaba que saliera de mi boca, o mejor dicho manos. Este restaurante tuvo un concurso donde rifaban una cena romántica para el día del cariño. Aprovechando la oportunidad, fui la primera en mandar el mío. Lamentablemente, no gané. Aún así, mi esposo se aseguró de hacerme saber que le gustó mucho lo que había escrito. 🙂

Comenzó con una mirada

Más potente que la luz del sol.

Bajo el manto de las estrellas,

Su rostro apareció.

 

Sin articular una palabra

Nuestro camino se entrecruzó,

Los faroles, la gente, los pasteles,

Esa calle de París se llenó.

 

Sin embargo, ahí estábamos

como las últimas personas en la tierra

Nada más importaba,

Tenía que conocerla.

 

La seguí con la mirada,

Atento a cualquier oportunidad

Como un estúpido creyente del amor,

Sentía que la amaba de verdad.

 

Después de grabarme su inolvidable belleza,

Me armé de valor.

Crucé esa calle,

Me palpitaba el corazón.

 

Con mi pobre francés

Su nombre pregunté.

con una sonrisa contesto:

Madeleine.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s