El eterno debate entre la tecnología y los libros (y otros cuentos)

on

Debates. Siempre he odiado los debates. O al menos eso pensé hasta hace un par de horas.

Medios digitales contra medios más bien tradicionales, o mejor dicho, los artefactos digitales que usamos hoy en día como tablets con sus ebooks contra el papel en sí y los libros. La verdad, en el dilema de ebook vs libros impresos siempre he tratado de tener una opinión “balanceada”, es decir, trato de ver tanto los aspectos positivos como negativos de ambos lados, aunque en su mayoría me inclino más por la nostalgia de los libros. Esas características tan propias de los libros como la textura de las páginas al pasar mis dedos, el olor, la emoción al abrir por primera vez uno y esa incertidumbre al final de no saber qué hacer con mi vida o con qué libro proceder.

En fin, me sorprendí a mí misma, y tal vez a los demás también, diciendo que no quisiera que el libro desapareciera por completo; porque de hecho me aterra que venga ese día. Más sorprendida me vi al empezar a defender el por qué de mis creencias. Sin importar lo que decía, mis contrincantes afirmaban decir que la tecnología esta ahí para aprovecharla. Y es cierto, no niego las ventajas y la gran evolución que ha tenido la tecnología en los últimos años, pero ¿Cuáles son sus consecuencias? Me aterra también pensar que los niños hoy en día, o la gente en general, ya no tenga el hábito de escribir a mano. Es un hábito tan natural en mí que tampoco puedo pensar que llegue el día en el que todo sea digital y la caligrafía desapareciera por completo.

A pesar de todo, tampoco tengo el derecho ni obligación de convencer a los demás que están equivocados. Que cada quien crea lo que quiera. Simplemente, fue un tema que tocó algo en mí que no sabía que estaba tan latente. Fueron tantas las opiniones intercambiadas que no pude evitar el seguir analizando el tema horas después. Si, se me ocurrieron otras razones para objetar a los de opinión contraria, pero más que nada se me vino algo que pensé que valía la pena compartir por acá:

Si un día la humanidad entera desapareciera, ¿Qué dejaríamos atrás?

Esto pensando en aquellos tiempos, aquellos años cuando se empezaron a descubrir antiguas civilizaciones. Todas y cada una de ellas tenían su manera única de expresarse, su manera de ver el mundo a su alrededor y lo transmitieron mediante escrituras, pinturas, esculturas y arquitectura. Si de la nada, esta era se congelara en el tiempo, creo que no dejaría muchas cosas significativas para la posteridad. Es cierto, la definición de arte, la literatura, la arquitectura, todo ha cambiado, pero eso no necesariamente significa que sea malo. Aquí me refiero al medio. Si todo fuera digital, ¡No dejaríamos nada! Si alguna civilización encontrara nuestros restos estos serían más bien basura.

¿Qué tendría más valor? ¿Una memoria usb con miles de libros o una copia impresa de algún libro de Hemingway o una de El Señor de los Anillos?

A parte de la nostalgia, es el valor que tienen las cosas. Cada artista tiene una técnica diferente, cada persona escribe diferente, y así es como le imprimen a cualquier medio su personalidad.

Y es así que llegué a la conclusión que tal vez nací en la época equivocada.

A lo mejor en la edad media me hubiera ido mejor.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s